Noticias

2018Febrero

   CUIDAR LA RELACIÓN DE PAREJA PARA SALVAGUARDAR EL AMOR

El amor es importante para la vida de las personas; esto es indudable. Filósofos de todos los tiempos ha disertado sobre este este proceso emocional desde la antigüedad. Las publicaciones divulgativas sobre el amor hoy en día son incontables. ¿Cómo querer a tu pareja? ¿Realmente se está enamorado de ella? ¿Cómo mantener una relación amorosa sana? ¿Amor o dependencia? Y así, un sinfín de preguntas que podrían enmarcar lo que a las personas en general les preocupa porque hay una realidad en nuestra sociedad: se sufre por todo lo que rodea al amor cuando éste no está propiciando una sensación de satisfacción y bienestar. Pero ¿realmente se cultiva el amor para hacer de esa dimensión un arte? En la experiencia clínica esto no se observa. Las parejas acuden casi en su totalidad cuando la relación está en una fase de deterioro muy elevada. Por eso, hoy que es un día con significado en este tema, voy a proponer algunas ideas que van en la dirección de reflexionar para mantener una vivencia del amor más satisfactoria:

 

Destronar los mitos amorosos (Yela, 2009) Hace mucho daño que las personas se generen una imagen a veces creada por la herencia cultural, otras por los personajes idílicos del cine, por ejemplo. Como este autor ha estudiado, de los diez mitos que expone, destaca tres más relevantes: el de la media naranja, que el amor sea para siempre por lo que esa estabilidad que puede dar la unión de la pareja sea por sí misma el signo de felicidad sin hacer nada más y que los celos son indicadores de verdadero amor. No, porque quien bien te quiere no te quiere poseer, no te hace sufrir, sino que te procura bienestar. En la libertad de elegir está el valor del amor.


El amor ha de cuidarse, como se cuida un jardín o incluso un coche, con sus revisiones periódicas ¿por qué? Porque el propio uso lo deteriora. Digamos metafóricamente que es importante hacer una ITV de la relación amorosa (Berzosa y Rinconada, 2006) porque una vez que pasa la fase del enamoramiento, en la que los amantes casi tienen que hacer nada con voluntad, es necesario que la pareja tenga conciencia del cuidado que significa algo tan delicado como el amor. Pasar de aprendiz a experto en esta cuestión se puede lograr, pero para ello es imprescindible practicar y hacerlo bien (Fromm, 1959) No todo vale para que se tenga una relación amorosa exitosa.


Una relación de pareja estable internamente conlleva crisis y momentos de disparidad porque por lógica, dos personas diferentes no tienen los mismos puntos de vista. De ahí que destronando el mito de la media naranja cuanto antes, los miembros de la pareja podrán manejar los conflictos desde un realismo mayor ¿Cómo? haciendo uso de una comunicación fluida para adoptar hábitos desde el principio. La comunicación va a ser la herramienta por excelencia para que una relación de pareja se consolide con más satisfacción (Ríos, 2014)


Los símbolos son importantes para la pareja, pero ¿por qué esperar solo a un día señalado como el de hoy? Acogiendo todos los puntos que se están reseñando, es necesario que ambos tengan en cuenta que hay muchos días, muchos momentos en los que se pueden hacer gestos agradables y que generen pasión y complicidad. No es necesario hacer una gran fiesta si no se puede porque esto estará supeditado a la fase vital en que se encuentre esa pareja. Tener la intención de mostrar detalles por el otro cuando la pareja ya es estable y jugar, mantener la intimidad, es imprescindible para que la atracción por la otra persona no se pierda. La convivencia puede enturbiar, aburrir, preocupar y si la pareja se deja arrastrar por ella, el tedio de la propia inercia puede perjudicar mucho la vida amorosa.


Si unimos todas las ideas que se han sintetizado, que son básicas y que no son las únicas (obviamente el tema es muy complejo) pueden generar una reflexión importante para si es necesario, comenzar a hacer algunas cosas diferentes o reforzar lo que ya se lleva a cabo y da resultado, plantear una mayor comunicación en caso de no haberla o modificar ciertos límites y así, quizá, contribuir a que un día dedicado a algo tan importante como el amor, vaya un poco más allá de un convencionalismo, que muchas veces no tiene ningún sentido auténtico porque la relación de pareja si no se cuida tiende a empeorar, pero si se es consciente y se ponen las estrategias adecuadas, siempre puede mejorar. ¡Quedémonos con eso en este simbólico día!.


Posted by Mª Pilar Berzosa Grande, Psicóloga clínica