Aires Nuevo

Vivir en la provincia de Cádiz conlleva ser una experta en vientos, no siempre cómodos, todo hay que decirlo, pero cuando se concluye que gracias a ellos tenemos unas playas tan maravillosas y protegidas, se nos olvida y decidimos ser lo suficientemente inteligentes como para saber decidir a qué hora ir, en qué parte de la costa nos podemos mover o si simplemente, nos quedamos ese día en casa, con la ilusión de que cuando vuelva de nuevo la calma, podremos disfrutar de ese precioso amanecer que torna el mar en plata líquida.

Uno de los múplites accesos a la playa de Cortadura en Cádiz.

          Quizá penséis que soy gaditana (yo me sonrío) porque en realidad soy madrileña de pura cepa, pero tras 30 años de vivir aquí, suelo decir que tengo doble nacionalidad con bastante orgullo y alegría.

          Así que los aires siempre pueden traer algo nuevo a pesar de que la experiencia pueda ser similar, ya que la vida se repite.  Por eso, que se vaya una compañera como Mila, nuestra experta en psicología educativa forma parte del movimiento de la vida, pero que se tenga la oportunidad de que pueda ser nuestro “enlace europeo” es nuevo. ¿Qué nos permite esta aventura? El desarrollo de las tecnologías, la potencia con que se ha desplegado desde el confinamiento el trabajo con plataformas digitales.

          Para nuestro Centro no era nuevo esto pues llevamos  ni más ni menos que 15 años desde que comencé mi primera terapia por Messenger (qué antiguo parece en realidad). Lo novedoso es hacerlo por una webinar experta y tener la solidez de dar un paso más allá, de poner conectar con empresas, con otros pacientes, con otros colegas alternando la intervención presencial con la virtual.

          Aires nuevos, a veces no deseables sin duda. Cuando llega un levante soporífero y solo quieres estar en el sofá al amparo de un buen aparato climatizador. ¡Quién nos iba a decir que un 2020 iba a plantearse tan complicado para todo el mundo!

          Hemos vivido los efectos de la pandemia como si de un terremoto se tratara. El confinamiento ha sido muy duro para muchas personas y nuestro equipo ha sacado con rapidez las “armas” para estar a la altura de las circunstancias. Del viento huracanado, a dejar una brisa con aire fresco. Es lo que pienso que hemos conseguido y por ello estoy orgullosa y agradecida, como directora del Centro y sé que los pacientes también. Hemos querido paliar la ventisca con delicadeza, atención, flexibilidad al máximo, cuidado, empatía y no solo con los usuarios, sino entre nosotr@s y lo hemos conseguido. Nos hemos sabido adaptar a lo que requería la situación y se sigue necesitando. Siento que estamos evolucionando sin quejas de más, sino aceptando lo que hay.

          Ahora compaginamos con más frecuencia la terapia online con la presencial. Ahora tenemos el proyecto de pasar nuestras formaciones presenciales a in streeming. Ahora estamos más conectad@s.

          Hemos de decir, que no nos gusta esta situación. La cantidad de personas afectadas de ansiedad, las parejas que se han desestabilizado , los duelos, las incertidumbres laborales… Pero, queremos insistir que ahora es el momento de que la psicología clínica y de la salud sea sólida y estemos más preparad@s y que sigamos orientando a que cuando necesitéis ayuda os fijéis muy bien de quién está al otro lado de la mesa. La psicología es una ciencia de la salud, no os conforméis con menos.

          Y aires nuevos… hoy, al 3 de Agosto de 2020 estrenamos nuestro blog. Gracias María José, nuestra informática freelance por todos los avances que nos haces para estar cada vez más al día. Encontraréis aquí nuestras novedades, nuestras tendencias, nuestros avances, que esperemos os gusten.

Un abrazo

Mª Pilar Berzosa Grande

Una respuesta a «Aires Nuevo»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *